8 Ejercicios de calentamiento para antes de entrenar

Antes de sumergirnos en la intensidad del entrenamiento, es fundamental dedicar tiempo a preparar nuestro cuerpo de manera adecuada. El calentamiento, esa fase inicial que a menudo pasamos por alto, es clave para optimizar el rendimiento y prevenir lesiones. 

En este artículo, exploraremos la importancia del calentamiento y te proporcionaremos una guía completa con 8 efectivos ejercicios de calentamiento para realizar antes de tu sesión de entrenamiento en el gimnasio. Desde actividades cardiovasculares hasta ejercicios de movilidad articular, nuestra rutina de calentamiento dinámico de 15 minutos está diseñada para potenciar tu rendimiento y maximizar los beneficios de cada sesión. 

Descubre cómo estos ejercicios pueden marcar la diferencia en tu experiencia de entrenamiento y contribuir a alcanzar tus metas de manera segura y eficaz. 

¡Prepárate para desatar todo tu potencial!

 

¿Qué es el calentamiento?

 

En este apartado, verás varios ejercicios de calentamiento y estiramiento, además de ejercicios de movilidad articular. Y comprobarás la importancia de estos ejercicios de calentamiento como preparación crucial para cualquier sesión de entrenamiento en el gimnasio 

 

Ejercicios para hacer un calentamiento general

 

El calentamiento general es la primera piedra angular de una preparación efectiva. A continuación te mostramos una selección de ejercicios diseñados para activar todo tu cuerpo de manera integral. Desde la clásica cinta de correr hasta la versátil bicicleta estática, te damos varias opciones que no solo elevarán tu ritmo cardíaco, sino que también prepararán tus músculos y articulaciones para la intensidad que les espera en el gimnasio.

 

Cinta de correr

La cinta de correr, una herramienta versátil en el mundo del fitness, va más allá del simple acto de trotar. Aunque pueda parecer que correr en la cinta carece de dificultad, saber cómo incorporarla de manera efectiva en tu rutina de calentamiento es crucial. Este ejercicio cardiovascular no solo eleva la temperatura corporal, sino que también prepara específicamente las piernas y el sistema cardiovascular para el esfuerzo posterior.

Las ventajas de la cinta de correr son diversas para aquellos que buscan mantenerse activos y mejorar la salud cardiovascular. Su superficie uniforme y controlada minimiza el impacto en las articulaciones, reduciendo el riesgo de lesiones. Además, ofrece la flexibilidad de ajustar la velocidad e inclinación para adaptar el entrenamiento a diferentes niveles de condición física. Para aprovechar al máximo la experiencia en la cinta, es esencial realizar un calentamiento adecuado. 

Comienza con una caminata fácil para elevar la temperatura corporal, seguida de un trote suave para preparar los músculos. Incorpora intervalos de ritmo conversacional y sprints cortos al final, asegurándote de simular los movimientos específicos de la carrera para activar completamente el cuerpo antes de iniciar el ejercicio principal. Este enfoque no solo optimiza el rendimiento, sino que también contribuye a una experiencia de entrenamiento más segura y efectiva.

 

Bicicleta estática

 

¿Por qué la bicicleta estática puede ser tu aliada antes de entrenar? Vamos a explicarte los beneficios prácticos de este ejercicio de bajo impacto, que no solo activa la circulación sanguínea, sino que también trabaja de manera única los músculos de las piernas.

Si quieres una rutina práctica para quemar grasa en la bici estática, comienza con un calentamiento de 5 minutos a baja resistencia, pedaleando rápidamente para activar tu cuerpo. Después, realiza 5 ciclos de 20 segundos a alta resistencia, seguidos de 10 segundos a baja resistencia. Descansa pedaleando a un ritmo más tranquilo y repite esta secuencia 3 o 4 veces. Finaliza la rutina con el mismo calentamiento. Esta rutina es apta para todos, tanto si eres principiante como experimentado.

 

Máquina de remo

 

Dependiendo del entrenamiento que vayas a realizar después, puedes adaptar tu calentamiento. Si vas a realizar un entrenamiento de tu tren superior, puedes realizar un calentamiento de remo antes de tu entrenamiento principal, así ayudarás a activar los músculos clave que utilizarás en el siguiente ejercicio, como los de la espalda, piernas y brazos.   Además, mejora la movilidad de las articulaciones y aumenta el flujo sanguíneo, lo que optimiza la entrega de oxígeno a los músculos. Este proceso no solo reduce el riesgo de lesiones, sino que también te permite realizar el remo con mayor eficacia y rendimiento. 

Si te está gustando nuestro artículo y quieres ver algunos ejemplos de 3 tipos de fuerza, te dejamos, este artículo para que continúes indagando en el mundo del fitness.

Como te decíamos, si quieres empezar a calentar con ejercicios de remo, deberás ajustar tu equipo. Los principiantes deben optar por niveles 2 o 3, mientras que los remeros experimentados pueden probar con niveles más desafiantes, como 4 o 5. Comienza sentado con las rodillas dobladas y juntas, inclinándote hacia adelante desde las caderas mientras sostienes las asas. Mantén la espalda recta, estira las piernas con fuerza y, al hacerlo, inclínate ligeramente hacia atrás para extender las caderas. Lleva las asas hacia tu pecho y luego devuelve las asas mientras extiendes los brazos y doblas las rodillas. ¡Repite este proceso para un calentamiento completo! 

 

hombre-tiro-completo-entrenando-vista-lateral-gimnasio

 

Bicicleta Elíptica

 

La bicicleta elíptica ofrece una combinación única de movimientos suaves y bajos impactos. ¿Cómo puede este equipo contribuir al calentamiento de manera efectiva? Pues los beneficios de la bicicleta elíptica son principalmente elevar tu frecuencia cardíaca, mejorar la circulación y activar múltiples grupos musculares. La elíptica te permite calentar todo el cuerpo al tiempo. Eso sí, debes usarla a un ritmo moderado para que lo que hagas sobre ella sea una actividad de baja intensidad, que es la adecuada para calentar.

 

Jumping jacks

 

Este ejercicio simple, pero efectivo no solo eleva tu ritmo cardíaco, sino que también activa diversos grupos musculares, preparándote para movimientos más intensos. Los “jumping jacks” son un ejercicio que puedes realizar en cualquier lugar con solo el peso de tu cuerpo. Es ideal para calentar o intensificar tu rutina, estos movimientos cardiovasculares consisten en saltar, abriendo y cerrando brazos y piernas simultáneamente. Perfectos para principiantes, los jumping jacks son excelentes para mejorar la oxigenación sanguínea, quemar calorías y tonificar todo el cuerpo, especialmente piernas, glúteos, abdomen, brazos y pecho. Añadirlos al final de cualquier ejercicio de calentamiento general que hagas proporciona energía, ánimo y coordinación. 

 

atleta-tatuado-musculoso-haciendo-saltos-aislados-pared-para-ejercicios-de-calentamiento

 

Movilidad articular

 

Los ejercicios de movilidad articular son una parte fundamental del calentamiento que a menudo pasa desapercibida. Incorporar ejercicios específicos de movilidad articular es crucial para mejorar el rango de movimiento y reducir el riesgo de lesiones. Descubre una serie de ejercicios diseñados para preparar tus articulaciones de manera efectiva antes de tu sesión de entrenamiento.

Ejemplos de ejercicios de movilidad articular que puedes hacer incluyen movimientos de cabeza, hombros, brazos, codos, muñecas, torso, tronco, brazos, piernas, tobillos y posturas como la del gato y la mesa, que consiste en ponerse a cuatro patas y arquear la espalda como un gato y relajarla haciendo figura de mesa. Estos ejercicios no solo mejoran la flexibilidad y la amplitud de movimiento, sino que también aportan diversos beneficios como aumento de energía, favorecimiento de la recuperación, prevención de lesiones, fortalecimiento muscular, reducción del estrés y mejora de la postura.

 

Rotación de cuello

 

El cuello, a menudo pasado por alto en la rutina de calentamiento, merece atención especial. La rotación de cuello tiene gran importancia como parte integral de la movilidad articular y ofrece ventajas significativas. Girar la cabeza lateralmente y compensar la lateralización ayuda a corregir asimetrías y mejorar la flexibilidad cervical. Enfocándonos en la zona posterior, estiramientos específicos activan esplenios y la escápula, promoviendo el equilibrio muscular.

Para calentar el esternocleidomastoideo, tienes que inclinar la cabeza y elevar la oreja hacia el techo estirando eficazmente esta área. Asimismo, el estiramiento interescapular se logra cruzando el brazo sobre el pecho y estirándolo hacia adentro.

 

Sentadilla profunda

 

La sentadilla profunda es más que un ejercicio para las piernas; es un elemento clave en el calentamiento dinámico. Esta se revela como un componente esencial en el calentamiento, desempeñando un papel crucial en la preparación efectiva del cuerpo para actividades físicas más intensas. Este ejercicio dinámico no solo incrementa la temperatura corporal, sino que también activa de manera integral los músculos clave, mejora la movilidad articular y potencia la circulación sanguínea.

Al incluir la sentadilla profunda en la rutina de calentamiento, se logra una activación eficiente de grupos musculares importantes, como cuádriceps, glúteos y zona lumbar. Este proceso prepara al cuerpo para enfrentar cargas y movimientos más exigentes durante la actividad principal, disminuyendo el riesgo de lesiones.

Además, la sentadilla profunda fomenta la mejora de la flexibilidad y amplitud de movimiento en las articulaciones clave, contribuyendo a una ejecución técnica más precisa durante la actividad física. Su inclusión en el calentamiento también promueve la conciencia corporal y la conexión neuromuscular, aspectos fundamentales para un rendimiento óptimo.

En resumen, la sentadilla profunda destaca como un componente vital del calentamiento, no solo por su capacidad para elevar la temperatura corporal, sino también por su impacto integral en la activación muscular, la movilidad articular y la preparación general del cuerpo para enfrentar el ejercicio siguiente de manera segura y eficaz.

 

entrenamiento-vivgym-deportivo-joven-hermosa-gimnasio

 

El calentamiento dinámico

 

La parte final de nuestra guía se centra en ofrecerte una rutina de ejercicios de calentamiento dinámico de 15 minutos. La idea es que vayas empezando por algo de una intensidad moderada, como el ejemplo que te damos a continuación y vayas aumentando su intensidad gradualmente. 

Recuerda que este enfoque activo y progresivo es clave para elevar tu rendimiento y reducir el riesgo de lesiones durante tu sesión en el gimnasio. Aquí te dejamos nuestra rutina de ejercicios dinámicos de calentamiento:

  1. Rotaciones Articulares (2 min): Inicia con rotaciones suaves de cuello, hombros, tobillos, rodillas y tronco para mejorar la movilidad.
  2. Rodillas al Pecho (1 min): Estimula la flexión de la cadera y activa los músculos abdominales de manera moderada.
  3. Jumping Jacks (x15 repeticiones): Promueve la coordinación y trabaja los músculos de las piernas y los brazos con un ritmo moderado.
  4. Estiramientos Laterales (1 min): Estira los costados para mejorar la flexibilidad y liberar la tensión en la espalda.
  5. Marcha en el Lugar (2 min): Eleva las rodillas alternadamente de forma controlada para activar el sistema cardiovascular.
  6. Estocadas Modificadas (1 min): Realiza estocadas suaves para trabajar los músculos de las piernas y la zona lumbar.
  7. Talones a Glúteos (1 min): Trabaja los músculos de la parte posterior de las piernas y mejora la movilidad de las rodillas de manera equilibrada.
  8. Rotación de Tórax (1 min): Mejora la movilidad del torso de manera moderada, preparando los músculos para movimientos rotativos.
  9. Balanceo Frontal de Pierna (1 min): Trabaja el equilibrio y activa los músculos de las piernas y la parte inferior del abdomen de forma controlada.
  10. Caminata en el Lugar con Elevación de Rodillas (2 min): Continúa activando el sistema cardiovascular con una caminata en el lugar, elevando las rodillas a un ritmo cómodo.
  11. Sentadillas Modificadas (2 min): Concluye con sentadillas adaptadas para activar los músculos principales de las piernas y la zona lumbar de manera equilibrada.

 

Esta rutina de calentamiento equilibrado es adecuada para cualquier nivel de condición física, proporcionando una preparación adecuada para diversas actividades sin ser demasiado suave ni intensa. Sin embargo, como te decimos anteriormente, te aconsejamos que según vaya aumentando tu rendimiento y condición física, vayas incrementando también la intensidad y vayas cambiando o añadiendo gradualmente algunos ejercicios nuevos.

Y, ¡no te olvides del “porqué” de un buen calentamiento dinámico! Te permitirá preparar el cuerpo para una actividad física intensa, ya que:

  • Aumenta la temperatura del cuerpo
  • Incrementa el ritmo cardíaco
  • Propicia que la sangre fluya más libremente a los músculos
  • Trabaja el rango de movimiento de las articulaciones

Todo eso se traduce en que un buen programa de calentamiento estructurado puede reducir en un 50 % el riesgo de lesiones por sobrecarga.

¡Experimenta una nueva dimensión de bienestar en Vivagym! Descubre un espacio diseñado para potenciar tu salud y forma física. Únete a nosotros y sumérgete en un ambiente motivador que te inspirará a alcanzar tus metas. ¡No te pierdas la oportunidad de vivir una experiencia única! ¡Haz clic ahora para conocer nuestras instalaciones y comenzar tu viaje hacia un estilo de vida más saludable en Vivagym!

Previous post Sorteo Enero 2024
Hombre sudando al terminar un entrenamiento de alta intensidad en VivaGym Next post Desafiando los Límites: El Entrenamiento de Alta Intensidad