24 octubre 2019SALUD Y NUTRICIÓNesther 0 Comentarios

A menudo nos pasa que queremos avanzar demasiado rápido y nos centramos tanto en nuestro entrenamiento que nos olvidamos de la parte del descanso, pero esto no debería ser así ya que el descanso es una parte fundamental del entrenamiento si queremos conseguir nuestros objetivos. Y pese a que a veces si respetamos el descanso, ¿sabemos realmente la importancia que tiene este para poder avanzar?

Bien, pues esta pregunta la podríamos responder destacando 2 puntos básicos:

  • La recuperación muscular: Cuando entrenamos, ya sea con ejercicios aeróbicos o anaeróbicos, estamos exigiendo a nuestro cuerpo de una manera que sobrepasa su funcionamiento normal. Depende del tipo de actividad, pero en general, no debes entrenar un mismo grupo muscular días seguidos. Ten en cuenta que, según el grupo del que se trate, necesitarás entre 48 y 72 horas para que el musculo se recupere y pueda tener la correcta adaptación junto al debido crecimiento muscular.
  • El descanso mental: Por otra parte, tenemos el cansancio mental, y por muy apasionado que puedas ser a los entrenos o el deporte, durante estos la mente trabaja bajo presión para aguantar los esfuerzos que se le exigen. Si no dejamos que el cerebro se despeje y descanse, solo lograremos desmotivarnos, bajar el rendimiento y, seguramente, terminar con objetivos incumplidos.

Y teniendo en cuenta lo anterior ¿cuáles serían las consecuencias de no descansar correctamente?

  • Lesiones: Gran parte de los calambres, contracturas y roturas fibrilares se dan por exceso de entrenamiento. Lo peor del caso es que, por no realizar el parón necesario de uno o dos días, el deportista debe afrontar una pausa obligada de dos o tres semanas. Asimismo, no dejar días para descansar puede causar lesiones por estrés. Esto se da cuando las articulaciones o los huesos se someten constantemente a una presión, una serie de movimientos o impactos que hacen que, a la larga, se fisuren o rompan.
  • Desmotivación: La importancia de descansar se explica, en gran parte, porque es el momento en el que se producen los cambios en el organismo después del esfuerzo. Si no dejamos que estos cambios se realicen no veremos una mejora, lo que provocará ansiedad y desilusión; sumado a la baja en las actuaciones consecuencia de la fatiga, con el tiempo llevará a la desmotivación y abandono de nuestros objetivos.

Ahora ya sabes todo lo que supone el descanso para nuestro cuerpo, así que recuérdalo y organiza bien tus entrenamientos y tu alimentación, pero no te olvides de organizar también los descansos que necesitas.

Dejar un comentario

Buscador

SÍGUENOS EN FACEBOOK