17 octubre 2019ENTRENAMIENTOesther 0 Comentarios

Saltar a la comba ha sido, es y será para muchos uno de los principales juegos de la infancia, y es que quién no recuerda múltiples juegos y canciones como ‘’un elefante se balanceaba…” Esta actividad, no sólo es una muy buena opción para disfrutar cómo niños, sino que también es un excelente ejercicio con múltiples beneficios que te ayudarán a mejorar tu forma física cómo te explicaremos a continuación:

  • Gran Quema de calorías: En primer lugar, saltar a la comba es un gran ejercicio para quemar una cantidad abundante de calorías en un tiempo reducido (alrededor de 400 calorías en tan sólo 30 minutos). De esta forma, saltar a la combar es una manera muy eficiente para dinamizar tus entrenamientos y ayudarte a hacerlo más motivante.
  • Mejora de la coordinación: Además de su efecto sobre el metabolismo, saltar a la comba nos aporta unos beneficios muy interesantes a nivel de coordinación. Ya que en un única actividad estamos coordinando nuestras piernas y brazos, las piernas entre sí a su vez, y; nuestro cuerpo con la propia comba. Lo que hace que esta actividad pueda ser muy desafiante, sobre todo cuando la realizamos a altas velocidades o probamos algunas modalidades de saltos como los dobles o cruzados.
  • Mejora de la rigidez del tendón (stiffness): Esta, aunque quizás sea una de los beneficios menos conocidos sobre los beneficios de saltar a la comba es una de las más interesantes a su vez, por su aplicación al ámbito deportivo. Saltando a la comba, entrenamos un fenómeno del sistema músculo-tendinoso que se conoce cómo ‘’ ciclo de estiramiento- acortamiento’’ (CEA) y que se debe a los reflejos de los mecanoreceptores localizados en el tendón. Este proceso conocido como CEA, es el que explica nuestra capacidad de realizar saltos repetidos y ‘’rebotar’’ mientras corremos. Este proceso debe su eficacia sobre el rendimiento a varios factores deportivos entre los que destacamos la coordinación intermuscular y la rigidez del propio tendón ya que ambos procesos serían entrenados saltando a la comba. De esta forma, entrenando el salto a la comba, mejoramos la coordinación de los músculos que se encuentran involucrados en la moción del tobillo y aumentaríamos las propiedades contráctiles del tendón.

Con todos estos beneficios es difícil no querer iniciarse en esta práctica, y desde Vivagym queremos recomendarte una pauta de oro: ‘’Empezar de menos a más’’. Por ejemplo, sería prudente no empezar haciendo más de 300-400 saltos en nuestra primera sesión para evitar dañar en exceso el tendón y músculo. Progresivamente, a medida que nuestro nivel de condición física mejorase, sí que aumentaríamos el volumen de saltos de cada sesión hasta ser unos auténticos expertos en esta actividad.

#ViveVivaGym

Dejar un comentario

Buscador

SÍGUENOS EN FACEBOOK