Reprográmate haciendo hipopresivos

La musculatura de la faja abdominal y del suelo pélvico pierde la función para la que está diseñada: sostener de los órganos internos situados en la misma.

La edad, las inflamaciones, las malas posturas, los aumentos de presión generados por el deporte, el ejercicio físico y, especialmente, los ejercicios abdominales pueden ser unas de las causas que la faja abdominal y el suelo pélvico se desprogramen.

Con los ejercicios hipopresivos, devolvemos está función reprogramando la respuesta muscular ante estas circunstancias. Incrementa el tono muscular en reposo, que es la contracción muscular sostenida e involuntaria disminuyendo el perímetro de cintura y mejorando la respuesta puesto que da soporte central delante de las actividades que demandan fuerza.

Para verificar si un abdomen es competente se pueden hacer el test de competencia abdominal el cual revelará si la faja abdominal hace correctamente su función.

Cómo realizar el test:

Tumbado en decúbito supino, boca arriba, se le coloca una mano en la zona sub-umbilical. Debe notar que sucede con la misma cuando hace un esfuerzo intenso como toser o gritar: si asciende, desciende o no nota movimiento en esta zona donde tiene la mano. Conviene que lo cuantifique en centímetros, para compararlo en posteriores test después de practicar hipopresivos. Si se comprueba que al toser o gritar la faja abdominal va hacia fuera es un síntoma de que puede estar desprogramada.

Si los test verifican que hay una desprogramación de la faja abdominal es imprescindible reprogramar esta faja abdominal y suelo pélvico.

Fases de la reprogramación:

  • FASE I: primeras 4 semanas (primer mes): Las primeras 2 semanas se deben hacer 2 sesiones por semana entre 20 a 30 minutos.
  • FASE II: de la semana 5ª a la semana 8ª (segundo mes): Conviene repetir todos los días la sesión íntegra durante 20-30 minutos. Al repetir los ejercicios cada 24 horas se abrirán las vías neurológicas de músculos que recuperarán su funcionalidad, su tono. Se memorizará y automatizará la contracción muscular inconsciente de la faja abdominal y del suelo pélvico o periné. Se normalizarán las tensiones musculares y disminuirán el dolor y los excesos de contracción en estos músculos.
  • TEST después de las 8 semanas: Se debe reevaluar para comprobar las mejoras. Los test de competencia abdominal y perineal deben coincidir en verificar que faja abdominal y suelo pélvico son competentes.

Si el resultado del TEST es positivo:

  • FASE III (mantenimiento). Basta con realizar dos días a la semana una sesión de veinte minutos como mantenimiento. Si la persona realiza ejercicio físico o deporte, conviene que haga los ejercicios hipopresivos después de cada entrenamiento para evitar la desprogramación que le pueden provocar los lógicos aumentos de presión.

Si el resultado del TEST es negativo: volvemos a repetir la FASE II y repetimos el TEST al final de las 8 semanas.

#ViveVivaGym

 

Dejar un comentario

Buscador

SÍGUENOS EN FACEBOOK