Reduce tu cintura
25 octubre 2018SALUD Y NUTRICIÓNesther 0 Comentarios

Mejorar nuestra condición física y/o nuestra salud, aumentar nuestro rendimiento deportivo o reforzar una articulación o zona muscular debilitada después de una lesión son algunos de nuestros principales objetivos cuando nos apuntamos al gimnasio. Aquellos que lo hacen para mejorar su condición física o su salud muchas veces también buscan la mejora de la composición corporal, especialmente la reducción de la cintura y el perímetro abdominal.

En el siguiente post vamos a explicar por qué motivo tenemos esa grasa localizada y aconsejar algunas pautas para que consigas los mejores resultados hacia este objetivo.

GRASA ABDOMINAL LOCALIZADA ¿A QUÉ SE DEBE?

Esta grasa abdominal localizada, comúnmente conocida como ‘’michelín’’ se debe al acúmulo del excedente energético que nuestro cuerpo. Acumulado en forma de grasa haber sido metabolizado por nuestro organismo.

La acumulación de esta grasa, cómo hemos comentado anteriormente se debe a que nuestro organismo se encuentra en una situación de balance energético positivo. Es decir, nuestro organismo ingiere más calorías de las que metaboliza y acumula este exceso de energía en forma de glucógeno muscular y grasa.

Para revertir esta situación, lo que deberíamos hacer es inducir a nuestro organismo la situación contraria, es decir; una situación de balance energético negativo, en la que metabolizásemos más energía de la que introdujésemos mediante la alimentación. A continuación te indicaremos algunas pautas para conseguir revertir esto.

PAUTAS BÁSICAS PARA LA REDUCCIÓN DE LA CINTURA

  • Hacer ejercicio de manera regular: Realizando actividad física de manera regular (2-3 veces por semana) podemos aumentar la tonicidad de los músculos  además de reducir la grasa localizada. En términos de qué ejercicio es el más adecuado, la respuesta correcta sería: ‘’ un poco de todo’’.

La actividades cardiovasculares (correr, hacer elípticas, clases tipo Body Combat/ Body Attack, zumba) nos ayudarán aumentar el catabolismo de los sustratos energéticos de nuestro cuerpo, quemando de esta manera las grasas y otros sustratos energéticos cómo los glúcidos; aumentando el gasto energético de nuestro organismo. En lo que respecta a la duración del ejercicio se recomienda que tenga una duración mínima de 30-40 minutos y no mayor de 1,5-2 horas.

Por otra parte, dentro de nuestro programa de entrenamiento tendremos que incluir ejercicios de tonificación y fuerza (clases de Vivafit/Vivawod, bodypump, TRX, GAP, entrenamiento de tonificación con máquinas, peso libre, etc.) con este tipo de ejercicios no sólo conseguiremos mejorar la forma y el aspecto de nuestros músculos, si no que también ayudaremos a preservar la masa muscular en situaciones dónde estemos en una situación de balance energético negativo. Las recomendaciones generales para gente sin experiencia son realizar ejercicios de tonificación 2-3 veces por semana con una intensidad moderada, trabajando todo el cuerpo de manera global e ir progresando la intensidad y especificidad del entrenamiento cuando tengamos mayor experiencia y nivel de condición física.

En último lugar no debemos olvidar que a la hora de iniciarnos en la actividad física debemos ponernos siempre en manos de un profesional cualificado, ya que la prescripción de ejercicio físico es un ámbito importante para nuestra salud.

  • Alimentación equilibrada: El segundo pilar será seguir una pauta de alimentación equilibrada. Al igual que a la hora de realizar ejercicio, cuando acudimos a solicitar pautas de alimentación lo mejor es hablar con un profesional de este ámbito como son los nutricionistas y endocrinos. No obstante, una alimentación equilibrada deberá cumplir con nuestras necesidades nutricionales en cuanto a macronutrientes (glúcidos, lípidos y proteínas) y micronutrientes (vitaminas y minerales). Es importante que cuando se cree nuestro programa nutricional cumplamos con las necesidades todos estos nutrientes pues todos ellos tienen un papel importante para el funcionamiento de nuestro organismo.
  • Ser paciente: Una última consideración es que al igual que en otros muchos ámbitos los cambios físicos son unos cambios que requieren tiempo y esfuerzo, por este motivo tenemos que ser pacientes y no frustrarnos si los resultados no llegan de manera inmediata. De acuerdo a la evidencia científica en la materia nos puede llevar de media entre 12 y 16 semanas conseguir resultados visibles en nuestro aspecto. Por este motivo, calma.

Dejar un comentario

Buscador

SÍGUENOS EN FACEBOOK