Consejos para evitar la flacidez

Es habitual la preocupación de muchas personas que se apuntan a un centro deportivo por la flacidez, debido a una pérdida importante de peso o a la inactividad. El sueño de un cuerpo “tonificado” es el motivo mayormente por lo que decidimos comenzar hacer deporte.

La flacidez es un problema multifactorial donde la genética, edad, sexo, alimentación, variaciones constantes de peso, entre otras influyen en el estado de la piel.

Vamos a ver una serie de claves para evitar y prevenir este proceso:

  1. Alimentación variada y equilibrada. Esto era de suponer, hay nutrientes que ayudan a mantener la elasticidad de la piel. La elastina y el colágeno son proteínas que gracias a la vitamina C se forman para mantener la piel fuerte y elástica. Por lo tanto un correcto aporte de carnes, pescados, huevos y legumbres así como fresas, kiwis, limón, espinacas, pimientos, papaya… son necesarios.

 

  1. Disminuye y/o evita azúcares, grasas saturadas, harinas refinadas… Estos alimentos hacen que las fibras de colágeno pierdan fuerza y elasticidad, además la piel se vuelve más vulnerable al daño solar.

 

  1. Hidrátate muy bien. Piensa en una hoja seca, algo similar ocurre con nuestra piel. La deshidratación favorece la falta de elasticidad y que la piel se arrugue. Una forma de calcular la cantidad de agua que necesitamos es multiplicar nuestro peso corporal por 0,35. Esta cantidad se puede modificar por más o menos actividad o consumo de alimentos ricos en agua.

 

  1. Entrenar con pesas. Debemos dejar atrás el mito de que las pesas son solo para hombres y que las mujeres nos ponemos grandes, la realidad es que esto no es tan fácil. Si no trabajamos la fuerza con series donde sintamos la intensidad suficiente nuestro músculo no va a recibir el estímulo para fortalecerse. El cardio tiene otras mejoras y no debemos dejarlo de lado, pero un cuerpo fuerte no se consigue corriendo en una cinta.

 

  1. Perder peso de forma progresiva. Cuando hacemos dietas muy restrictivas perdemos en realidad más músculo que grasa, por lo que aunque la báscula nos haga muy feliz, el resultado a nivel estético puede ser desastroso y lo peor con un gran efecto rebote. Ponte en manos de un profesional que te de las herramientas necesarias para perder peso con cabeza, un buen ritmo es de 0.5-1 kg de peso por semana.

 

  1. Duerme bien. Durante el sueño se producen todos los procesos de regeneración de nuestro organismo. Procura dormir 8 horas para favorecer estos procesos y para mantener un buen estado de ánimo que te va a ayudar a llevar mejor las tareas del día (entre ellas entrenar), así como controlar el hambre.

 

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para mejorar en vuestro estado físico,

Dejar un comentario

Buscador

SÍGUENOS EN FACEBOOK