La importancia de la hidratación

El agua es el componente mayoritario en el cuerpo humano. Entre un 50 y 70% de nuestro cuerpo es agua.

Todos los órganos vitales contienen agua: cerebro, pulmones, corazón, hígado y riñones.

Su importancia radica en que es esencial en numerosos procesos fisiológicos:

  • Es un medio de disolución de todos los líquidos corporales.
  • Regula la temperatura corporal.
  • Ayuda a mejorar el funcionamiento de los riñones y evita la retención de líquidos.
  • Lubrica las articulaciones.
  • Ayuda a la función digestiva y facilita la eliminación de sustancias de desecho.
  • Posibilita el transporte de los nutrientes y el oxígeno en la sangre.

La cantidad de agua que debe ingerir diariamente una persona deber representar al menos el 3% de su peso. Esto significa que el promedio necesario de agua por persona es de aproximadamente de 2 litros de agua por día.

La importancia de hidratarse cuando se practica actividad física.

La actividad física es uno de los factores más determinantes en la pérdida de agua, ya que conlleva un aumento de la sudoración; y si no reponemos el líquido perdido durante el desarrollo de la misma, podemos llegar a un estado de deshidratación. Por ello, sería bueno llevar un control sobre la cantidad de agua que consumimos.

Mantener un equilibrio hídrico constante durante el desarrollo de una actividad física o deportiva es de vital importancia para la regulación de la temperatura corporal, ya que durante el ejercicio físico parte de la energía empleada se disipa en forma de calor y, gracias a la evaporización del sudor a través de la piel; el cuerpo es capaz de mantener la actividad muscular sin producirse una elevación excesiva de la temperatura corporal.

En definitiva, al practicar una actividad física en verano aumenta el nivel de gasto hídrico que de por sí gastaríamos en otra época estival; por lo que lo ideal es aumentar la ingesta de agua antes, durante y después de la misma, y así, practicar de forma responsable y segura cualquier deporte, y lograr un mayor desempeño físico.

Consejos para hidratarse de forma correcta en verano cuando se practica una actividad física o deportiva.

  1. ¡Bebe agua sin esperar a tener sed! La boca seca ya es un síntoma de deshidratación, y el instinto de beber se pierde con la deshidratación progresiva.
  1. Consume al menos entre 2 a 2,5 litros de líquidos diarios.
  2. Cuando practiques actividad física es esencial que te hidrates antes, durante y después de la misma.
  3. Ten en cuenta que las dietas pueden variar los requerimientos específicos de agua y, por tanto, las necesidades de hidratación.
  4. Mantén un modelo rutinario de ingesta de líquido durante todo el día, en especial atención en momentos de calor y de actividad física.

Dejar un comentario

Buscador

SÍGUENOS EN FACEBOOK